Aquilino Fonseca

Aquilino FonsecaNacido el 8 de marzo de 1929 en el concejo de Siero (Asturias).

Trabajé en Minas de Lieres de la Sociedad Solvay, de aprendiz y obrero desde los 15 a los 35 años, que me trasladaron a Solvay (Torrelavega).

Trabajando y sin ningún estudio básico previo, a los 22 años, inicié estudios de Perito industrial electricista siendo obligado cada año a presentar la dispensa de escolaridad, y tras muchas dificultades y dos abandonos pude terminarlos a los 35 años. Conseguida esta titulación fui trasladado a la fábrica de Solvay de Torrelavega, donde ejercí como jefe de entretenimiento en la planta de Prirólisis, de donde me jubilé a los 63 años de edad.

De jubilado invertí 8.000 horas en la reparación de una casa que compré, no estando contabilizadas en esta cifra otras tantas que calculo que empleé en trabajos por el exterior, en el taller de cerámica y en la finca.

Durante mi vida laboral y mis estudios, no he podido dedicarme mucho a mis hoobis (Escribir, cerámica, escultura, hacer sidra), por ello mi proyectos para la jubilación era, el dedicarme a ellos, con prioridad a la escultura y la cerámica. Respecto a lo de escribir, sólo pensaba en escribir una novela y mis memorias. Tal vez por un accidente de rotura de pelvis cuando tenía 71 años, que me dejó cojo y me tuvo incapacitado para trabajos físicos más de un año, me obligó a dedicarme a escribir y le cogí gusto, y a base de abandonar la cerámica y la escultura, en esta fecha tengo escritas 10 novelas; mis memorias; y un libro de relatos. No Tego nada publicado, pero tampoco hice nada por ello, pienso que si tiene algún valor, algún día saldrá a la luz, y si no lo tiene no hace falta que salga. Nueve de las diez novelas son cortas de alrededor de 150 páginas.

El taller de cerámica lo había preparado para dar clases, pero con lo del accidente lo iba retrasando, hasta que un día el promotor cultural del ayuntamiento de Polanco me propuso y acepte dirigir como monitor un curso de cerámica para mayores en las instalaciones municipales, donde sigo desde hace cinco años.

Uno de los proyectos que tenía para mi dedicación a la cerámica era, el hacer murales representativos de sucesos importantes. Llegué a hacer tres, referentes al: 23F; al aborto y al divorcio. No he podido continuar con mi propósito, por razones que ya dejo expuestas,, y de esto, sí que siento nostalgia. Me duele haber dejado sin plasmar en relieve escultórico acontecimientos tales como lo de las torres gemelas, el 11M, etc., y a estas alturas ya doy por imposible llevarlo a la práctica.

Una de las tallas mías que es bastante conocida, es un símbolo de la Ecología denominada “La diosa Ecología”, en honor de la cual se celebra una fiesta en Mogro, todos los años en agosto. El año que viene celebraremos su 25 aniversario.

Tengo también otra talla en madera del tamaño de un hombre que es un símbolo de la democracia, y también tengo hecha una maqueta en cerámica para una escultura simbólica de la “Eutanasia” que seguro, que por las razones que he expuesto, tiene pocas probabilidades de llegar a reproducirse en madera a mayor tamaño.

Desde mi ingreso en la SCE, he colaborado con dos relatos y un ensayo en los tres últimos libros que ha editado.

Si alguien tuviera interés en un mayor conocimiento referente a todo lo concerniente a mis estudios y a mi vida laboral y de jubilado, podrán encontrarlo en mis Memorias, que de muy buen grado les facilitaré.