Comunicado de la Sociedad Cántabra de Escritores

Texto publicado en El Diario Montañés en Cartas al Director el martes 25, en en el que han suprimido el párrafo final con lo que, evidentemente, no estamos de acuerdo.

 

Sr. Director de El DIARIO MONTAÑÉS

El pasado 20 de septiembre, en la página 12 de su periódico, escribió un artículo de opinión el señor Gómez Samperio con el título “El plagio galopa en Cantabria”. Sobre su contenido, precisamos lo siguiente:

 

1. La Sociedad Cántabra de Escritores (SCE) de la que el señor Samperio ha sido socio y candidato a todos los cargos hasta hace unos meses en que presentó su baja voluntaria, está en contra de toda acción de plagio, como ya se denunció en la Asamblea General de febrero de 2018 en la que la directiva expuso los plagios que pudieran existir, incluidos los de imágenes y textos del propio señor Gómez Samperio, presente en la referida Asamblea.

2. El supuesto plagio al que insistentemente se refiere el señor Gómez Samperio fue descartado en firme por el departamento jurídico de la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE), resolución que fue remitida a todos los asociados, incluido el señor Gómez Samperio.

3. La Señora Delia Laguillo González, presidenta que fue de esta Sociedad durante seis años, fue siempre reelegida en el cargo frente a las apetencias legítimas del señor Gómez Samperio. Fue nombrada Socia de Honor por abrumadora mayoría en la Asamblea General de 2017 con tres abstenciones y el voto en contra del Sr. Samperio.

4. Define el Señor Gómez Samperio a esta entidad como “Sociedad de NoEscritores”. Sin entrar a valorar tal descalificación colectiva, tenemos que precisar que, como él bien sabe, en la SCE hay licenciados, educadores, doctores, académicos y, en general, profesionales que sienten el arte de escribir, además de expresarse a través de otras manifestaciones artísticas, que en número superan el centenar. En lo que va de año, estos escritores –mujeres y hombres- son autores de más de treinta obras escritas –alguna ha obtenido un reciente premio nacional-, además de la edición –un nuevo año más- de una obra colectiva abierta a todos los asociados dispuestos a colaborar con sus creaciones literarias. Por si esto fuera poco, a uno de nuestros ilustres asociados se le acaba de dar su nombre a una biblioteca pública, precisamente por escribir con rigor y responsabilidad.

5. Concluyendo, lamentamos estas constantes descalificaciones y calumnias que viene realizando el señor Gómez Samperio contra esta Sociedad Cántabra de Escritores, pidiéndole menos rencor y más ecuanimidad. Porque poniendo todas las cartas sobre la mesa, rogamos que en el mismo medio en el que escribe difunda que ha recibido un burofax de un abogado, previo a una demanda en los tribunales en la que se le reclama nada menos que haberse quedado con el dominio de la página web de la SCE, su dirección y contenidos cuando era secretario de la misma y a quien la Junta Directiva de entonces, -presidida por don Luis de Escallada, Socio de Honor– le encargó de su mantenimiento, dándole los códigos para dicho trabajo, códigos que después cambió y no quiso devolver cuando el Presidente y la Directiva se lo solicitaron reiteradamente. Es decir, lo que presuntamente puede ser considerado como un robo.

 

Marino Pérez Avellaneda, Presidente de la SCE

 

Texto publicado en el DM (PDF)