Francisco González-Camino y Aguirre
[ Político | Santander, 1899 – Bilbao, 1937 ]

Hijo de Francisco González-Camino Bolívar y de María Aguirre y Escalante, era el mayor de ocho hermanos, en una familia tradicional.

Su padre, uno de los hijos ilustres de Esles de Cayón, enraizado con familias distinguidas de Santander era abogado por la Universidad Central de Madrid y tuvo una rica biografía de hombre emprendedor ya que fue el heredero de las numerosas responsabilidades empresariales de su padre, el cual las había recibido del suyo, Francisco González-Camino Bolívar, hijo a su vez de Francisco González-Camino de la Concha.

Durante la Dictadura de Primo de Rivera se adhirió a la Unión Patriótica Montañesa, siendo diputado provincial en 1924 y en 1925 por el distrito de Santander. Ocupó el cargo de vicepresidente de la Diputación Provincial, renunciando a él en el año 1924.

En la II República militó en la Comunión Tradicionalista. También perteneció a la Asociación Provincial de Ganaderos de Santander. En los años veinte ingresó como Caballero de Honor y Devoción de la Orden de Malta, de la cual llegó a ser Delegado en Cantabria su sobrino Francisco González-Camino Meade.

Fue uno de los fundadores y primer secretario del Centro de Estudios Montañeses junto a José María de Cossío, José Fernández Regatillo, Tomás Maza Solano, Fernando Barreda, Mateo Escagedo Salmón y Elías Ortiz de la Torre.

Escribió numerosos trabajos sobre la historia de la provincia de Santander que aparecieron principalmente en la Revista de Santander, y en la de Altamira, Centro de Estudios Montañeses, en la que publicó en 1945 y 1946 varios artículos sobre Santillana del Mar y las Juntas de Puente San Miguel.

Entre sus obras editadas, destacamos: Las Asturias de Santillana en 1404, según el Apeo formado por orden del Infante don Fernando de Antequera (1930); Bibliotecas medievales montañesas (1931). Fue también coautor, en colaboración con su hermano Fernando González-Camino Aguirre, con el Marqués de Saltillo y con Elías Ortiz de la Torre, de la obra La escultura funeraria de la Montaña, (1934).

Otras publicaciones suyas son Nuevos datos para la biografía del pintor Don José de Madrazo (1932) y Discursos leídos por… Fernando González-Camino Aguirre y de contestación de Ignacio Aguilera y Santiago, el día 10 de febrero de 1972 (1972).

Murió fusilado en Bilbao durante la Guerra Civil española tras un largo y duro encierro en la cárcel bilbaína de Larrínaga. El 24 de septiembre de 1938 sus restos fueron llevados al cementerio de Esles donde reposan en el panteón familiar.