José María Campuzano García-Bárcena

Aunque empezó a escribir, como necesidad vital, en su adolescencia, no ha sido hasta hace cinco años, momento en que tras prejubilarse publicó su primer libro de poemas Calles sin sombra, cuando se decidió a tomarse más en serio el hecho de dar forma a una obra, aunque tardía, que diera a conocer todo lo que desde el punto de vista literario y social le ocupa y le preocupa desde su juventud.

Como dice en el apunte biográfico que acompaña a su segundo libro de poemas Tramas de la memoria, no es un escritor con premios ni reconocimiento alguno que pueda utilizar a modo de supuesto aval de lo que hace. Nunca se ha preocupado tampoco, ni ha sido su objetivo.

Sólo una vez se ha presentado a un concurso literario promovido por un taller de literatura, y fue finalista entre más de setecientos participantes. También ganó un concurso de micro relatos en la biblioteca de su localidad de residencia por aquel entonces, Los Corrales de Buelna, y fue segundo en un concurso de relatos cortos convocado en el mismo municipio.

Estuvo unos dos años como corresponsal del diario Alerta en la época de la Transición, cuando los directores del mismo eran Juan G. Bedoya, y después Víctor Gijón.

Profesionalmente se ha dedicado al mundo de los frenos de disco para automóvil, donde ha sido comercial, responsable de almacén, agente de compras y un poco hombre para todo.

Es maestro industrial de la rama de automoción y cursó hasta tercero de las carreras de Historia y Psicología, que abandonó en ambos casos porque le resultó imposible compatibilizarlo con su actividad laboral.

Está muy ilusionado con su incipiente aparición en el mundo de la literatura y animado a seguir con fuerza mientras sus facultades se lo permitan.