Joaquín Telesforo Trueba y Cossío
[ Dramaturgo, novelista y político | Santander, 1799 – París, 1835 ]

De familia hidalga y adinerada de Arredondo, tuvo la ocasión, junto con sus hermanos, de educarse en Inglaterra, concretamente en el colegio católico de St. Edmond’s de Old Hall Green, muy cercano a Cambridge. Su afición a la literatura se evidenció en este ambiente y cuando tenía 17 años escribió sus primeras obras como El precipicio o las fraguas de Noruega, melodrama que se estrenaría en Madrid años después, y Anteojos para cortos de vista o la Casa de un marqués en España. Posteriormente, fue enviado junto con sus hermanos a estudiar a París, de donde son sus obras La muerte de Catón Elvira y Minaldo, así como el sainete El abogado Sorna o Al más listo se la pegan. A su regreso a España, en 1821, junto con otros autores como Espronceda, Ventura de la Vega, Pardo y Aliaga, Usoz y Río, Juan Bautista Alonso y Santos López Pelegrín, contribuyó a la fundación de la Academia Literaria que nombró presidente a Alberto Lista. Meses más tarde se trasladó a Cádiz con su madre y uno de sus hermanos. En esta época escribió tres comedias: El novio en mangas de camisaCasarse con 60.000 duros Los caballeros de industria, las tres en 1823; y otras tres en 1824: El seductor moralistaLa gaditana en Constantinopla o El oso blanco y el oso negro y Amores de novela. De este año también es su único libro de ensayo Cartas Bornesas.

Invadido por el desánimo ante el regreso del absolutismo marchó de nuevo a Inglaterra, donde comenzó a escribir muchas y brillantes obras. En 1928, influenciado por Walter Scott, publicó en inglés Gómez Arias or The moors of the AlpujarrasThe Castilian. Trueba se convirtió en una verdadera celebridad de la vida cultural londinense gracias a su presencia en estrenos, tertulias y actividades literarias y sociales, siendo amigo del político inglés que más se interesaba por los asuntos españoles: Lord Holland. Divulgó en el Reino Unido las leyendas y personajes españoles como Don Rodrigo, Don Pelayo o Fernán González. Menéndez Pelayo le consideró el difusor del género español en la literatura británica. En 1826 escribió la biografía de Hernán Cortés, Life of Hernán Cortés, y en 1835 la de Pizarro, The conquest of Perú. También cultivó la novela de costumbres, como The incognito (1831); tuvo tiempo para la comedia en obras como The Exquisites (estrenada en el Covent Garden de Londres. Publicó diversos artículos en tres revistas importantes en la ciudad del Támesis: The Literary Souvenir, The Keepsake y The Tatler.

Trueba regresó a Santander en marzo de 1834, tras la muerte de Fernando VII, y ocupó un escaño en las Cortes como secretario y procurador por Santander, desde el cual formó parte de la oposición progresista al Gobierno, reclamando una mayor apertura del sistema político. Su mala salud le obligó a permanecer convaleciente en París, donde falleció el 4 de octubre de 1835.